Seguridad Laboral en Obras Menores.

Introducción.

Generalmente las obras menores carecen de proyecto de obra porque este no es exigible por la autoridad competente. Suele tratarse de obras de escasa entidad técnica y que no afectan a elementos estructurales, tales como: revoco y pintura de fachadas, montaje y desmontaje de bajantes y canalones, acometidas de servicios a edificios, reparación de cubiertas, bacheo
en vías públicas, pequeñas rehabilitaciones en viviendas y oficinas, etc.

Las disposiciones mínimas relativas a la seguridad y salud de los trabajadores que ejecutan obras de construcción están reguladas a través del Real Decreto 1627/1997. La aplicación de esta norma no depende de la magnitud, volumen ni duración de la obra, por lo que es aplicable también a las obras menores sin proyecto. Sin embargo, cuando no se requiere redactar un proyecto de obra no es exigible que el contratista elabore un Plan de seguridad y salud en el trabajo en los términos que establece la normativa. No obstante, que una obra de construcción sea menor no significa que sea menos peligrosa para los trabajadores, por lo que, en cualquier caso, es necesario tener en cuenta las obligaciones de todos los intervinientes para integrar la prevención de riesgos laborales en las distintas fases de la obra.

Gestión de la Seguridad y Salud en las Obras Menores.

RECOPILACIÓN Y TRANSMISIÓN DE INFORMACIÓN:
En la etapa de diseño o concepción de los trabajos, se debe recopilar la información relevante sobre los riesgos que se pueden presentar en la obra y, en consecuencia, sobre las medidas que se deben adoptar. Dado que el promotor es el que mejor conoce el lugar donde se va a ejecutar la obra, debe recabar información sobre las características del emplazamiento y la concurrencia de distintas empresas y trabajadores autónomos ajenos a la obra que puedan encontrarse en dicho emplazamiento.

En todo caso, lo fundamental es que esta información fluya desde el promotor al contratista para que este puede planificar adecuadamente los trabajos integrando la prevención de riesgos laborales desde el inicio. Para ello, resulta lógico que las empresas que van a ejecutar los trabajos visiten, previamente al inicio de las actividades, el emplazamiento donde se va a realizar la obra para que puedan recabar in situ toda la información complementaria (por ejemplo, los servicios afectados, acceso a zona de trabajo, presencia de materiales con amianto, etc.) para una adecuada planificación de la prevención.

DETERMINACIÓN DE CONTRATISTA(S) Y DE TÉCNICOS DESIGNADOS:
En función de las características de la obra y de la información recopilada, el promotor debe seleccionar al contratista adecuado para la ejecución de la misma. Esta selección debe basarse, lógicamente, en aspectos técnicos, económicos y de plazo, pero también se han de considerar criterios preventivos, de forma tal que este contratista demuestre tener una estructura y recursos suficientes para poder ejecutar la obra en condiciones adecuadas de seguridad y salud para los trabajadores.

Por otra parte, cuando se prevea que en la ejecución de la obra vaya a intervenir más de una empresa o una empresa y trabajadores autónomos o diversos trabajadores autónomos, el promotor debe designar un coordinador de seguridad y salud durante la ejecución de la obra, independientemente del volumen y duración de dicha obra.

En caso de que el contratista subcontrate parte de la obra, velará en todo momento por el cumplimiento de la Ley 32/2006 reguladora de la subcontratación en el sector de la construcción.

ELABORACIÓN DE UN “DOCUMENTO DE GESTIÓN PREVENTIVA DE LA OBRA” FUNDAMENTADO EN LOS PROCEDIMIENTOS DE TRABAJO:
A partir de la información recabada en las fases anteriores, el contratista debe planificar los trabajos integrando la prevención de riesgos laborales en todas sus decisiones y actividades. Esta es la etapa fundamental y crítica en la que se deben integrar todas las medidas preventivas en el proceso constructivo. Para ello, considerando la información recopilada en las fases anteriores, la evaluación
de los riesgos laborales y la planificación de la actividad preventiva de los contratistas y subcontratistas, así como los riesgos originados por la concurrencia de actividades en la obra, cada empresa habrá de incorporar las medidas preventivas oportunas en sus procedimientos de trabajo.

En las obras sin proyecto, en ausencia de Plan de seguridad y salud, el conjunto de estos procedimientos de trabajo formarán, esencialmente, un “documento de gestión preventiva de la obra”, el cual será elaborado por el contratista de la obra en cooperación con las empresas subcontratistas y trabajadores autónomos.

El documento de gestión preventiva de la obra ha de ser un documento realista (debe reflejar la realidad de la obra y del entorno donde se realiza), específico (centrándose únicamente en los riesgos y medidas asociados a las actividades que efectivamente se van a ejecutar) y práctico (es el documento de referencia y de consulta para poner en práctica las medidas preventivas previstas).

Un documento excesivamente generalista e innecesariamente extenso difícilmente puede cumplir las anteriores características, un documento conciso y bien acotado (por ejemplo, haciendo uso de diagramas de flujo) puede representar claramente cada uno de los procedimientos de trabajo, describiendo qué actividades se han de realizar (con la PRL integrada), quién debe llevar a cabo estas actividades y cómo se ponen en práctica, de manera que se utilice de forma efectiva en la gestión de la obra. La formación e información específica que deben recibir los trabajadores debe estar basada, entre otros aspectos, en dicho documento.

El documento de gestión preventiva de la obra, no sujeto a los trámites formales de aprobación establecidos en el caso del Plan de seguridad y salud, será supervisado por el promotor (por medio del técnico competente que corresponda). En este sentido, resulta lógico que, en caso de que sea obligatorio su nombramiento, el coordinador de seguridad y salud en la fase de ejecución supervise el documento de gestión preventiva de la obra, dando su visto bueno al mismo o, en su caso, sugiriendo las modificaciones oportunas. Debe entenderse que lo indicado anteriormente es esencial para que el coordinador pueda ejercer de forma efectiva las funciones que reglamentariamente tiene asignadas.

COORDINACIÓN CON EL CENTRO DE TRABAJO EN FUNCIONAMIENTO:
A menudo, las obras de construcción menores se realizan en centros de trabajo que tienen una actividad distinta a la construcción (oficinas, industrias, etc.), los cuales continúan en funcionamiento durante la realización de los trabajos. En esos casos, a la hora de planificar los trabajos, se debe prever una doble coordinación: coordinación de las actividades dentro de la propia obra conforme a lo indicado en el Real Decreto 1627/1997; y coordinación entre las actividades de la obra en sí y las actividades que se realizan en el centro de trabajo conforme al Real Decreto 171/2004.

ORGANIZACIÓN DE LOS RECURSOS Y MEDIOS NECESARIOS:
Previamente a la ejecución de los trabajos las empresas que van a realizar las distintas tareas deben organizar los medios y recursos para que las obras se puedan llevar a cabo conforme a los procedimientos planificados. Desde el punto de vista preventivo, esta organización debe centrarse, principalmente, en la disposición en la obra de:

• Los medios materiales planificados (fundamentalmente equipos de trabajo, señalización, protecciones colectivas y equipos de protección individual adecuados y en buen estado).
• Los recursos humanos adecuados, garantizándose que los trabajadores que vayan a ejecutar la obra han recibido la formación oportuna, cuentan con la cualificación necesaria y han sido informados sobre los procedimientos de trabajo planificados y que deben seguir. En relación con lo anterior, no se puede olvidar la designación por parte del contratista de la figura del recurso preventivo, quien supervisará las actividades en las que su presencia sea obligatoria.

Del mismo modo, además de las licencias y permisos oportunos que debe solicitar el promotor de la obra, previamente a la ejecución de los trabajos, el contratista debe realizar y mantener actualizada la comunicación de apertura del centro de trabajo (presentando ante la autoridad laboral, junto al modelo oficial recogido en la Orden TIN/1071/2010, la evaluación de riesgos laborales, la cual estará incluida en el documento de gestión preventiva) y, en su caso, debe diligenciar el libro de subcontratación.

SEGUIMIENTO Y CONTROL DE LOS TRABAJOS:
Durante la ejecución de los trabajos es fundamental realizar un seguimiento de los mismos (mediante medios tales como reuniones, instrucciones o visitas a obra) con objeto de comprobar que se cumple con lo planificado y, en su caso, tomar las medidas necesarias ante posibles incumplimientos o, si fuese necesario, modificar o adaptar la planificación inicial.

Es importante destacar que, en caso de que sea preceptivo, debe asignarse la presencia de un recurso preventivo que supervisará los procedimientos de trabajo.

El seguimiento de las medidas establecidas en el documento de gestión preventiva de la obra se realizará, en ausencia de libro de incidencias, a través de cualquier otro soporte documental que se determine al efecto.

APORTACIÓN DE DOCUMENTACIÓN E INFORMACIÓN NECESARIA PARA EL
ADECUADO USO Y MANTENIMIENTO DEL ELEMENTO CONSTRUIDO:
Una vez finalizados los trabajos, resulta esencial que el contratista aporte al promotor todo documento o dato relevante para el adecuado uso y mantenimiento de elemento construido. A su vez, el promotor, en su caso, transmitirá esta información al usuario final, de forma tal que en futuras intervenciones sobre dicho elemento se cuente con la información adecuada para que los trabajos
puedan realizarse en condiciones correctas de seguridad y salud para los trabajadores.

¿QUÉ TIPO DE FORMACIÓN PREVENTIVA DEBEN RECIBIR LOS TRABAJADORES DE LA CONSTRUCCIÓN?

La formación preventiva obligatoria que deben recibir los trabajadores de la construcción
es de tres tipos:

– Formación regulada por el convenio colectivo aplicable.
– Formación sobre los riesgos y medidas preventivas específicas de la obra.
– Formación sobre el uso de los equipos de trabajo.

FORMACIÓN REGULADA POR EL CONVENIO COLECTIVO APLICABLE
Los convenios colectivos sectoriales de ámbito estatal pueden establecer programas formativos y contenidos específicos para los trabajos de cada especialidad. En concreto, el Convenio General del Sector de la Construcción define en su articulado las características de la formación preventiva a impartir a los trabajadores que prestan sus servicios en las empresas incluidas en su ámbito de aplicación.
Este convenio determina dos tipos de formaciones:

Formación inicial, supone una duración de 8 h y su objetivo principal es que los trabajadores adquieran los conocimientos necesarios para identificar tanto los riesgos laborales más frecuentes que se producen en las distintas fases de ejecución de una obra, como las medidas preventivas a implantar a fin de eliminar o minimizar dichos riesgos.

Formación específica, que puede ser, a su vez, por puesto de trabajo o por oficio. Esta formación transmitirá, además de la formación inicial, conocimientos y normas específicas en relación con el puesto de trabajo o el oficio del trabajador. La de puesto de trabajo está dirigida a directivos, jefes de obra, encargados,administrativos, delegados de prevención, etc. y tiene una duración de entre
10 y 70 horas. La formación por oficio tiene, de forma general, una duración de 20 horas. Las acciones formativas por oficios versan sobre: albañilería; demolición y rehabilitación; encofrados; ferrallado; revestimiento de yeso; electricidad; fontanería; cantería; pintura; solados y alicatados; operadores de aparatos elevadores; operadores de vehículos y maquinaria de movimiento de tierras; operadores de equipos manuales; etc.

FORMACIÓN SOBRE LOS RIESGOS Y MEDIDAS ESPECÍFICAS DE LA OBRA
Es esencial que, además de la formación anterior, cada trabajador reciba una formación en función de las circunstancias especiales que puedan darse, derivadas de las características propias de la obra y los procedimientos de trabajo específicos que deben de seguir. Igualmente, deben recibir la información del empresario referida tanto a los riesgos generales y particulares de cada obra, como a los específicos de su puesto de trabajo en la misma y a las medidas preventivas que deban adoptarse.

FORMACIÓN RELATIVA AL USO DE LOS EQUIPOS DE TRABAJO
No se debe olvidar que los trabajadores también deben recibir una formación e información adecuadas sobre los riesgos derivados de la utilización de los equipos de trabajo (máquinas, herramientas, medios auxiliares, etc.), así como sobre las medidas de prevención y protección que hayan de adoptarse, sin perjuicio de las acreditaciones específicas que la normativa establece para el uso de determinados equipos (por ejemplo, grúa torre o grúa móvil autopropulsada).

En resumen, el empresario está obligado a que todos sus trabajadores dispongan de una formación general, con una duración determinada, en función de su actividad, que no variará cuando el trabajador cambie de centro de trabajo (en general cada obra) y de una formación mucho más específica en función de los riesgos a los que está expuesto cada trabajador en cada obra o centro de trabajo y los distintos equipos que puede utilizar el propio trabajador o sus compañeros. Habiendo recibido el trabajador los tres tipos de formación referidos anteriormente se entenderá cumplida la obligación señalada en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales en materia formativa.

Fuente: Guía de Seguridad Laboral en Obras Menores INSHT

One Reply to “Seguridad Laboral en Obras Menores.”

CJ

12 febrero, 2020 at 10:40 am

Muy importante e interesante que puntualicéis con tanto detalle sobre el tema de la protección de riesgos laborales en obras menores. Como profesional de la reparación de canalones nos estamos encontrando constantemente con supuestos «expertos» que no cumplen con la normativa. Desprestigiándonos a todos y ocasionando problemas a clientes.

Reply

Post Your Comment Here

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: