¿Zuecos para el trabajo?

El Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV), informa de que el uso de zuecos en el ámbito laboral puede ser perjudicial para la salud de los pies y del aparato locomotor.

Desde hace tiempo se viene señalando que, aunque es un de calzado muy utilizado en hostelería, en centros hospitalarios, no es aconsejable su uso debido a la inestabilidad que confiere, entre otros motivos.

“Los zuecos no suelen tener una sujeción adecuada y están abiertos por detrás. Estas características hacen que propicien que el pie baile y, por tanto, tropezar. Debido a esto pueden generar esguinces, rozaduras en el empeine, dedos en garra, duricias en la zona del metatarso y talón y dolor de espalda”, ha explicado Maite García, presidenta del ICOPCV.

Desde hace tiempo el ICOPCV y muchos podólogos tras ver los problemas que el uso continuado de este calzado origina. Han llegado a la conclusión de recomendar la utilización en el trabajo de un calzado cerrado, ligero, de puntera ancha, con contrafuerte, con cierre con cordones o velcro, tacón ancho, de máximo 3.5 cm de máxima altura, de materiales que no permitan penetrar los líquidos, que sean transpirables y que dispongan de suela antideslizante y antiestática.

“El uso generalizado de zuecos por parte del personal sanitario, ha transmitido erróneamente el mensaje de que se trata de un calzado saludable, y otros profesionales lo han incorporado a su actividad laboral, como puede ser el caso de los cocineros, peluqueros o asistentas de limpieza, entre otras profesiones”, ha afirmado Maite García.

Además, desde el ICOPCV se ha especificado que tampoco son aconsejables los zuecos de goma, ya que propician una mayor sudoración del pie. Éstos, para favorecer la ventilación, disponen de agujeros y puede ser un riesgo porque ponen en riesgo a sus usuarios al poder sufrir pinchazos involuntarios con agujas u otros elementos punzantes, o entrar en contacto con líquidos peligrosos, si hay algún derramamiento accidental.

Por estos motivos, los podólogos, han destacado que en el desarrollo de cualquier trabajo, debe utilizarse un zapato que sujete bien el pie, permita su correcta movilidad adaptándose a la pisada y amortigüe eficientemente los impactos del talón para evitar las lesiones más comunes asociadas al uso de un calzado laboral inadecuado, como pueden ser: piernas cansadas, calambres musculares, esguinces de tobillo, dedos en garra, edemas maleolares, fascitis plantares, metatarsalgias, hiperhidrosis, duricias o callos.

Post Your Comment Here

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: